Hidroscopia / Loa

Museo de la Solidaridad Salvador Allende
Santiago, Chile
2018

Hidroscopia / Loa es parte de una serie de obras dedicadas a la observación geográfica, crítica y poética de los cursos fluviales en Chile. A partir del análisis de las aguas del Loa –el río más extenso y contaminado del país-, la artista Claudia González realiza un examen exhaustivo en distintas escalas: desde la observación en microscopio de los elementos presentes en el agua, hasta el diálogo con las comunidades locales que viven a lo largo de su cauce, pasando por los intricados recorridos del paisaje. Un trabajo desde, sobre y en el territorio.

Agua, cobre, electricidad. Los recursos naturales de la zona norte de nuestro país, que han posibilitado desde tiempos ancestrales las diversas formas de vida en el desierto de Atacama, hoy son explotados bajo una lógica extractivista propiciada por el actual modelo económico. En ese contexto, el trabajo de la artista basado en estrategias propias de la ciencia, se posiciona desde un pensar político pues evidencia la progresiva desertificación de la zona, catalizada por la sobreutilización industrial del recurso vital. Existen altos grados de polución o de composición sedimentaria en las muestras de agua que ella misma toma en puntos clave del río Loa: desde lo alto de Taira hasta los puntos de encuentro con el río Salado, San Salvador, en la zona de Quillagua y en la desembocadura de la costa de Tocopilla.

Energía, resistencia y conductividad. El agua del Loa es capturada, medida y puesta en movimiento por la artista, utilizando para ello mecanismos electrónicos. Vuelve a fluir, esta vez deambulando por estructuras tubulares, bateas y placas metálicas dispuestas en el museo. Así, estos procedimientos evidencian materialmente los estados del agua y, a su vez, revelan una maquinaria poética que, a través de cableados y amplificadores, hacen audibles sus sonidos que como todo en el mundo natural, van cambiando sutilmente. La propuesta de Claudia González se convierte en una invitación a ser testigos de los lenguajes de la geografía y, con ello, del impacto de lo humano sobre la naturaleza.

Equipo Editorial MSSA

   

 

Descripción técnica:

La pieza central de la instalación se compone por 6 estructuras andamio de madera, interconectadas entre sí por canaletas y bateas de cobre a través de las cuales circula el agua recolectada en la salida a terreno. El recorrido del agua es controlado por 7 bombas de agua a través de un circuito electrónico automatizado con Arduino.

En cada estructura de madera se distribuye de manera vertical descendente una bomba de agua, un embudo de cobre, una placa de cobre impresa con el mapa del río Loa, geo-localizada la ubicación exacta, un dispositivo electrónico, una batea de cobre y una canaleta, también de cobre, que conecta el agua hacia otra estructura de madera.
El funcionamiento coordinado de toda la instalación está determinado por datos de cantidad de agua del río, obtenidos anual y mensualmente por estaciones de monitoreo. De acuerdo a estos datos se activan las bombas de agua de manera que cada una tendrá diferentes tiempos en el flujo del agua.
Al activarse la bomba de agua, el agua cae al embudo y luego continúa por la placa impresa de cobre, en la cual se mide la resistencia eléctrica del agua. Esta información se muestra en cada estructura, mediante un panel de segmentos numéricos de luces led.
El flujo del agua que circula en cada estructura, desde la bomba de agua hasta la batea de cobre, a través de una canaleta de cobre llega hacia la batea de la estructura siguiente. Este recorrido se establece desde la estructura no 1 hasta la no 5. En la no 6 el agua es elevada hacia una batea de cobre colectora para redistribuir nuevamente el agua a las bombas y así repetir el ciclo.
Los datos de monitoreo de calidad del agua son los que coordinan la apertura y cierre de las bombas de agua, teniendo una acción directa sobre los materiales de la obra, el agua en su recorrido por las estructuras de madera va modificando y transformando la superficie del grabado/mapa, generando oxidación y corrosión en el cobre. Este proceso genera una alteración física en la imagen del grabado, química en el agua y también electrónica ya que los dispositivos están en tiempo real sensando las propiedades electroquímicas del agua.
En los muros de la sala se instalarán los 10 grabados láser enmarcados, cuyas imágenes se obtuvieron con un microscopio.
En la sala contigua, dos videos proyectados al muro; un contrapunto en el proceso de investigación y de documentación de los materiales que se recolecten en la salida a terreno y en la exploración del trabajo de laboratorio y de taller.